¿Cómo son los Ataques de Tiburón?

Ataques de tiburon

Los tiburones provocan un escalofrío en la mayoría de la gente cuando se les menciona, y más si están disfrutando un día de playa y están en el agua. Producen un miedo que pocos animales consiguen provocarnos, y puede ser el ser vivo más temido para el hombre hablando de un modo general.

Si aspecto temible, gran tamaño y su mandíbula con grandes y afilados dientes, hace que despierten en nosotros un terror ancestral que vuelve a los tiempos donde el hombre además de depredador también era presa de otros animales. La repentina violencia de un ataque de tiburón es realmente aterradora y una experiencia difícil de asimilar para la víctima que consigue sobrevivir al ataque.

De todos modos, ¿Son realmente los tiburones esos peligrosos y monstruosos seres que nos quieren comer a toda costa? Lo cierto es que no. El noventa por ciento de los incidentes con tiburones son equivocaciones. Asumen que somos algo diferente y por eso se deciden a atacar.

Aunque los tiburones pueden parecer agresivos y brutales a veces, es importante recordar que estos animales no son ni mucho menos unas criaturas malignas que están esperando atacar a cualquier cosa que se mueva. Son animales que siguen sus instintos, como cualquier otro animal.

Como predadores a la cabeza de la cadena alimenticia en el océano, los tiburones están diseñados para cazar y comer grandes cantidades de carne. La dieta de un tiburón consiste principalmente en otras criaturas que hay en el mar – principalmente peces, tortugas marinas, focas, leones marinos o incluso ciertos tipos de ballena. La raza humana no está en su dieta. De hecho, los humanos no proveen de suficiente carne con alto contenido en grasas para los tiburones, los cuales necesitan mucha energía para poder mover sus grandes y musculosos cuerpos.

Si los tiburones no están interesados en comer personas, ¿por qué en ciertas ocasiones se producen ataques de tiburón? La primera pista la podemos encontrar en el patrón que muchos de los ataques tiene.

ataque tiburon

En la mayoría de los ataques de tiburón registrados, el tiburón muerde a la víctima, permanece unos segundos aprisionando la presa (posiblemente para arrastrarla por el agua o hundirla bajo la superficie) y luego la libera. Es muy raro que un tiburón repita el ataque en un humano y finalmente se alimente de el. El tiburón simplemente confunde al humano con algo que normalmente come. Una vez que el tiburón a probado a la víctima, se da cuenta que no es la comida que suele comer y desiste en su ataque.

La confusión de un tiburón es más fácil de entender una vez que empezamos a ver las cosas desde el punto de vista del tiburón. Muchas víctimas de ataques de tiburón son surfistas o personas que van montadas en tablas para realizar algún deporte acuático.

Un tiburón que está debajo de la superficie del agua, ve una forma ovalada con brazos y piernas saliendo de esta figura y que se mueve chapoteando torpemente. Esta forma recuerda mucho a una foca o león marino (la comida favorita del gran tiburón blanco) o a una tortuga (la comida más común de los tiburones tigre).

Los ataques de tiburón en humanos son también muy frecuentes cuando se está pescando con arpón haciendo buceando en mar abierto. Los tiburones se sienten atraídos por las señales que producen los peces que están muriendo – la sangre en el agua y los impulsos eléctricos que despiden los peces cuando se agitan.

Los tiburones detectan estas señales mediante un conjunto de “detectores” que está debajo de la piel del hocico del tiburón, y que se conocen como ampollas de Lorenzini. Este elemento son realmente células sensitivas a impulsos eléctricos que se conectan a la superficie de la piel por medio de pequeños tubos.

Una vez que el tiburón llega al punto donde ha detectado estos signos, su carácter se vuelve más agitado y agresivo en presencia de comida. Un tiburón hambriento y nervioso puede fácilmente confundir a un humano con una presa.

Hay casos en los que un tiburón parece que ataca sin un motivo aparente, aparte de que tenga hambre o no. No se sabe demasiado sobre el comportamiento de los tiburones, pero se cree que en algunas especies, incluyendo el tiburón blanco, pueden ser dominantes sobre otros tiburones.

Este comportamiento puede venir en forma de un simple golpe con el hocico o mordiscos que no suelen causar mucho daño. Por desgracia, cuando un tiburón se encuentra en un punto parecido con un humano, ya sea por el territorio o por otra causa, estos mordiscos de aviso causan terribles heridas en las personas.

Algunas veces, la causa de un ataque de tiburón es fácil de determinar – el tiburón está respondiendo a una agresión humana. Para poner un ejemplo, hay algunas especies de tiburón que les encanta pasar la mayor parte del tiempo en el fondo marino sin moverse.

Muchos submarinistas viendo este tranquilo comportamiento han pensado que es una buena idea tocarlos o tirarles de la cola o alguna aleta. Muchos de estos “juegos” han terminado con un irritado tiburón y un mordisco. Por esta razón, las estadísticas de ataques de tiburón se dividen en provocados y no provocados.

Películas como “Tiburón” o hechos históricos como los ataques que se produjeron en Nueva Jersey en 1916, han creado el mito de que existen tiburones que han desarrollado un gusto por la carne humana, y que suelen ser tiburones solitarios que vagan por diferentes aguas. Estos tiburones suelen tener un comportamiento extraño y poco frecuente, y se dice que pueden realizar ataques en una misma zona durante varios días.

Lo cierto es que es imposible decir con exactitud si este tipo de tiburón es frecuente – tiburones individuales suelen exhibir comportamientos extraños, posiblemente porque están enfermos o heridos. Diferentes condiciones o situaciones pueden hacer que cambien su forma de percibir a sus presas. Sin embargo, no hay evidencias que indiquen que los tiburones pueden desarrollar un gusto especial por los humanos.

Incluso si hay una serie de ataques en un área concreta, los tiburones suelen viajar grandes distancias en un solo día. Esto significa que el tiburón que realizó el primero ataque esté probablemente a cientos de kilómetros cuando se produjo el segundo. Hacer batidas para matar tiburones en la zona después de un ataque, es algo totalmente inútil y sin sentido, ya que es improbable de que se consiga cazar al tiburón culpable.

Anatomía de un ataque de tiburón

ataque-tiburon

Se ha comprobado que este tipo de ataques son muy raros y la mayoría suelen ser por confusión del animal. Lo cierto es que el número de ataques que se producen al año son ridículos, y las probabilidades de que seamos atacados por un tiburón estando en la playa son altamente remotas.

Dicho esto, continuemos con una analítica de cómo son estos ataques de un modo general. En un ataque de tiburón raramente hay un aviso. El surfista o nadador suele ir ajeno a lo que va a ocurrirle hasta que es demasiado tarde. Algunas veces la primera indicación de que algo va mal es que otra persona que está en el agua ha visto algo extraño o un signo movimiento en el agua. Sin embargo, el primer signo es un masivo ataque al abalanzarse el tiburón contra la víctima.

Se sabe que el gran tiburón blanco ataca con tal fuerza a focas y leones marinos, que salen completamente del agua con la presa cogida en sus mandíbulas. Algunos sobrevivientes de ataque de tiburón blanco han contado su experiencia como si les golpeara un camión.

El surfista Kenny Doudt fue atacado por un tiburón blanco a finales de la década de los setenta, y describe el ataque de una forma muy gráfica en su libro contando la experiencia: “Escuché un intenso ruido según el las mandíbulas del tiburón se cerraron alrededor de mi espalda, presionando la tabla de surf contra mi pecho… El tiburón me arrastró debajo de la superficie del agua pero no me pudo mantener abajo debido a al flotador puesto en la tabla… sentí una tremenda presión en el pecho y pude escuchar las costillas partiéndose al mismo tiempo que se escuchaba la tabla de surf  rompiéndose.

Este ataque se produjo como si el tiburón estuviera alimentándose normalmente – los tiburones blancos atacan leones marinos y focas desde abajo, dando un único tremendo bocado y arrastrando la presa debajo de la superficie del agua. Entonces permiten que la presa vuelva a la superficie y se desangre hasta la muerte, volviendo después a por su comida.

En el caso anterior, el tiburón fue incapaz de realizar su bocado inicial porque se interpuso la tabla de surf, pero lo siguió intentando durante veinte minutos. El tiburón lo elevaba y lo hundía de forma frenética mientras intentaba dar ese bocado mortal, aunque en este caso la tabla impidió que los daños fueran más graves. Finalmente el tiburón libero a Doudt y no se le volvió a ver.

Según contaba su experiencia, según nadaba hacía la costa, lo que más temía era un segundo ataque de este tiburón, aunque esto no sucedió. Probablemente el tiburón se dio cuenta que un surfista y su tabla no era la mejor comida. Lo cierto es que los tiburones blancos son muy selectivos y exigentes sobre lo que comen. Sin embargo, hay otras especies de tiburones y no todas siguen el mismo patrón.

Las circunstancias pueden también cambiar el patrón de un ataque. Los ataques de tiburón en aguas profundas y lejanas de la costa, no suelen ser del tipo golpear y alejarse. En estos casos, donde las víctimas pueden ser supervivientes de un naufragio o un accidente de avión, los tiburones hacen círculos sobre el lugar de los hechos. Suelen dar golpes a los que están más externos del área del accidente o a aquellos que están heridos antes de morder.

Uno de los ataques de tiburones en masa más famosos que se conocen ocurrió en el barco USS Indianápolis, el cual fue hundido por torpedos japoneses en el océano pacífico a mediados de la década de los cuarenta.

Se necesitaron varios días para los rescatadores el llegar al punto del naufragio, y que la misión había sido secreta y no se reportó de que faltaba un barco. Cuando llegaron los barcos de rescate, solo quedaban vivos unos 300 hombres de los mil que habían sobrevivido inicialmente al ataque japonés.

No queda claro del tipo de tiburón que realizó la mayor parte de los ataques a los náufragos, ya que unos dicen que fueron tiburones de punta blanca (suelen ser responsables de ataques en alta mar) o tiburones tigre.

El tiburón toro es otro tiburón conocido por si conducta agresiva y por ser responsable de ataques a seres humanos. Recibe su nombre en parte por su tendencia de realizar ataques persistentes, golpear un objetivo, dar círculos, volver a golpear y repetir el ataque. Se sabe que en un momento de agresividad, el ataque puede ser continuado y se han dado casos donde simplemente no soltaban a la víctima incluso cuando los rescatadores estaban intentados sacarla del agua.

De todos modos y como se ha comentado, los ataques son muy raros y ocurre porque invadimos si terreno. Aun así, un ataque de tiburón puede provocar tremendos daños a una persona, y es algo que puede ser lo que nos produce tanto terror. En algunos casos, el mordisco inicial es suficientemente severo como para arrancar un miembro de cuajo. La fuerza de ciertos tipos de tiburón es masiva e increíble, llegando a los 18.000 kilos de presión.

Si el tiburón no arranca el miembro, generalmente se lleva consigo un trozo grande de carne, músculo y hueso. Un mordisco en el torso puede resultar en costillas rotas y lesiones internas muy severas aparte de cortes y desgarros.

En algunos casos los desgarros pueden ser enormes. En el famoso caso de Rodney Fox, un ataque de un gran tiburón blanco en Australia dejó una marca que le iba desde los hombros a las caderas. Consiguió sobrevivir aunque con casi 500 puntos de sutura y cuatro horas de operación para salvarle la vida.

Sin embargo, la mayoría de las victimas de ataques de tiburón no mueren en el ataque masivo inicial. Normalmente es el desangramiento el motivo de la muerte. Puede llevar varios minutos llevar a la víctima a la orilla, e incluso más tiempo para el personal médico llegar al lugar del ataque.

La diferencia entre la vida y la muerte es normalmente tener a alguien cerca que sepa como detener la hemorragia, y cada segundo cuenta. Curiosamente, uno de los lugares potencialmente peligrosos para estos ataques, que es nadar en el océano lejos de la orilla, también puede ayudar a la víctima. Cuando alguien es atacado en aguas muy frías, la temperatura de su cuerpo puede caer peligrosamente.

Esto baja temperatura ralentiza las funciones del cuerpo, incluyendo la pérdida de sangre. Esto puede hacer que la víctima viva más tiempo.

Una vez que la víctima ha recibido tratamiento médico de urgencia, hay otro peligro – la infección. La boca de los tiburones y las aguas del océano no son precisamente limpias. Una mordedura de tiburón deja bacterias en la herida, las cuales pueden ser igual de mortíferas que la propia mordedura.

Afortunadamente, los modernos antibióticos ayudan mucho en este sentido. En la siguiente parte del artículo veremos algunas de las playas más potencialmente peligrosas para este tipo de ataques.

Aguas peligrosas con tiburones

aguas peligrosas

Una creencia muy extendida es que la mayoría de los ataques se producen en aguas tropicales calientes, aunque hay registros que ataques en aguas frías en latitudes altas, como por ejemplo un ataque ocurrido a un pescador al norte de Escocia, el cual fue mordido en un brazo. Ya hemos mencionado en anteriormente que tres de los tiburones más peligrosos para el ser humano, que son el gran tiburón blanco, el tiburón tigre y el tiburón toro.

Estas especies son las que más ataques y muertes producen por varias razones: Están dispersos para varias partes del planeta, son lo suficientemente grandes como para confundir al hombre con una presa, son tan fuertes que un solo bocado puede causar heridas mortales, y por último, están a la cabeza de la cadena alimenticia en el mar, lo cual instintivamente no le tienen miedo a nada.

Sin embargo, hay otros tiburones que también han sido registrados como atacantes a personas, como es el caso del tiburón arena, de punta blanca, tiburón martillo o el Mako. Aunque de forma más extraña, otros tiburones como el tiburón de punta negra o el de arrecife también han cometido ataques, aunque la gran mayoría provocados.

De todos los tiburones que existen, sin duda el tiburón toro es el más agresivo, por lo que le hace el más peligroso. Aparte de esto, también le hace el más temible el hecho de que su hábitat se cerca de la orilla y en aguas poco profundas, sin contar que puede vivir perfectamente en agua dulce. Esto permite a este tiburón viajar tierra adentro por ríos y lagos.

Estadísticamente, hay entre treinta y cincuenta ataques no provocados registrados al año, donde entre cinco y diez son mortales. Los Estados Unidos están a la cabeza de ataques de tiburón en el mundo entero, siendo Florida es el que tiene más ataques de este país. La gran mayoría de los ataques ocurren a unos cuantos cientos de metros de la orilla, simplemente porque es donde la gente va a nadar o hacer algún deporte acuático, como el surf.

Los ataques han aumentado en los últimos años por este mismo motivo – cada vez hay más gente yendo de vacaciones a la costa y participando en actividades marítimas. No hay ninguna indicación que los tiburones sean más agresivos.

Muchos de los ataques se podrían evitar si la gente se concienciara de que hay zonas en las que no es aconsejable nadar. Esto es bastante cierto en áreas con leones marinos y focas, que es la zona donde el gran tiburón blanco suele cazar.

De hecho, uno de los ataques más conocidos ocurrió en la playa de Ávila, en Estados Unidos, donde Deborah B. Franzman estaba nadando entre leones marinos cuando un gran tiburón la atacó, matándola al instante. El tiburón después del mordisco inicial no siguió atacando a la victima, posiblemente dándose cuenta de que no era un león marino.

Aunque los ataques de tiburón suelen ocurrir en zonas bien conocidas, estos animales viajan grandes distancias y los ataques pueden ocurrir en zonas donde antes no se había producido ningún ataque.

Los tiburones blancos por ejemplo no tienen ningún problema con las aguas frías. Como se ha comentando antes, los tiburones toros pueden nadar en agua dulce, y se ha visto este tipo de tiburón miles de kilómetros del océano en el interior. Sin embargo, suelen preferir el clima tropical.

Si quieres saber más sobre este tema, puedes visitar esta Web donde habla de los tiburones más peligrosos del mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here