¿Qué es una Ducha Solar?

Ducha solar

Una ducha solar es básicamente una bolsa llega de agua que ha sido calentada al sol por lo que una persona puede tomar una sencilla y cómoda ducha de puertas afuera. La ducha solar es sobre todo muy popular entre los campistas, ya que permite ducharse mientras que se hacen excursiones con la mochila a cuestas en áreas rurales y alejadas.

También se usa en situaciones donde ducharse es algo complicado por las circunstancias, como puede ser en la construcción o en zonas donde no tenemos una estructura disponible. En las playas donde no hay unos servicios de ducha disponibles, se pueden tomar duchas solares después de haberse dado un chapuzón en el mar, y así quitarse la arena y la sal. Sabiendo que es una ducha solar, nos queda entrar más en los detalles de cómo darnos una.

El tipo más simple de ducha solar consiste en una bolsa pequeña, generalmente de unos 20 litros, que está hecha de hecha de PVC flexible con una cubierta negra o gris oscuro. Una abertura en la parte superior sirve para llenar la bolsa, mientras que en la parte inferior hay un tubo de plástico que hace de manguera para darse la ducha.

Suele ser usual que este tipo de diseño tenga algún tipo de espiga al final de la manguera, lo cual permite modificar el tipo de chorro que sale, y también para pararlo según se desee. La bolsa es llenada de agua y después de puede colgar de un árbol o en cualquier sitio que nos resulte cómodo y así que se vaya calentando al sol.

Dependiendo del día que haga y la temporada en la que estemos, la bolsa puede tardar más o menos en calentarse. En un día normal donde la temperatura puede ser de unos 20 grados centígrados, la bolsa cogerá la temperatura idea en unas tres horas, o incluso menos.

Una vez calentada la bolsa, el usuarios solo tiene que ponerse debajo y usar el tubo de plástico para direccionar el chorro de agua por el cuerpo para darse la ducha.

Este tipo tan simple de ducha solar – que es básicamente una bolsa y un tubo – resulta muy barato, no llegando normalmente a los quince euros. Esta variedad de ducha es de las más simples, aunque existen algunas más dinámicas que pueden resultar más caras dependiendo del material que se use y algunos elementos adicionales.

Por ejemplo, hay tipos de duchas solares que sirven para estas duchas, pero que también sirven como protector de alimentos si nos metemos en un río, el mar o en alguna zona que pueda comprometer los alimentos.

Por otro lado, una ducha solar también se puede referir a un diseño decorativo, que es una simple ducha que tiene una reserva continua calentada al sol. Esto se compone de un gran colector solar con tuberías que pueden llevar el agua desde un contenedor grande de agua conectado a una línea de agua fría.

ducha solar casera

El agua fría es transportada por las tuberías para ser calentada, y luego se combina con agua fría adicional al gusto del usuario para conseguir la temperatura. En este formato, una ducha solar funciona prácticamente igual que una ducha normal, excepto que en lugar de usar un calentador u otra forma de energía, el agua es calentada por el sol.

Este tipo de ducha se suele poner de puertas afuera, por lo que la parte a calentar debe estar en un sitio adecuado. La construcción de este tipo de duchas es como las duchas tradicionales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here