La Curiosa Playa Ghajn Tuffieha en Malta

ghajn-tuffieha

La playa de Ghajn Tuffieha es la más pequeña y menos frecuentada de la vecina bahía dorada, en Malta. Los más de doscientos escalones que se necesitan andar para poder llegar a esta playa, la han mantenido bastante aislada de turistas, manteniéndola con un ambiente rural totalmente libre de edificaciones y gente. Aun así, es una de las favoritas para los locales de la zona para poder escaparse del bullicio de las playas más concurridas con turistas.

Cuando los autóctonos se agobian un poco con los cientos de visitas que llegan a las playas colindantes, la playa de Ghajn Tuffieha es una buena opción para relajarse y disfrutar de tranquilidad. Sin embargo, dada la dificultad para llegar a esta playa, las familias con niños pequeños o peso excesivo, deciden no venir a esta playa.

Las vistas  que se pueden ver desde la playa de Ghajn Tuffieha son fantásticas, con unas líneas de costa extrañamente formadas y un majestuoso promontorio elevado a un lado de la playa. Las colinas que se encuentran detrás de la playa están designadas como parque natural. Por desgracia, la bahía de Ghajn Tuffieha ha sido expuesta a la erosión natural durante mucho tiempo.

Algunas fundaciones de conservación están intentando mantenerla tal como es plantando ciertas plantas en zonas estratégicas para así prevenir un desgaste en el futuro y mantener la belleza actual por muchos años.

La playa tiene una moderada extensión de arena muy fina, y las aguas del mediterráneo son usualmente limpias y claras, aunque algunas veces residuos de los acantilados próximos pueden caer al agua dándole un aspecto algo revuelto. El mar en general es calmado y no es profundo hasta alejarse un buen trecho de la costa.

Sin embargo, hay que tomar algunas precauciones en ciertas zonas porque puede haber corrientes, especialmente cuando el viento sopla de norte a oeste. Para avisar de estas corrientes, se ponen banderas rojas donde es inseguro nadar.

Mucha de la gente que viene a la playa de Ghajn Tuffieha lo hace para tomar el sol, darse un buen baño y disfrutar de las vistas, pero también para ver las maravillosas puestas de sol que se pueden observar desde esta playa. Lo mejor es traerse algo de comer y beber a la playa, porque no hay bares o restaurantes. Aun así, hay vendedores con neveras que pueden ofrecernos algo en la misma playa, aunque no siempre están.

En la parte más alta (al lado del aparcamiento) antes de iniciar el camino a la playa, hay un kiosco donde ofrecen bocadillos y bebidas. Sin embargo y como se ha dicho antes, esta playa está aislada y virgen en cuestión de servicios.

Para llegar, podemos coger un autobús desde la capital maltesa de Valleta, o de la vecina Sliema, la cual es la ciudad más grande cercana a la playa de Ghajn Tuffieha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here