La Preciosa Playa de Kaihalulu en Hawai

Kaihalulu

La bahía de Kaihalulu, también conocida como la playa de la arena roja, es una playa de Hawai en la costa este de la isla Maui.  En hawaiano significa “mar que ruge”, y una vez tuvo una fortaleza y un templo donde se produjeron varias batallas contra los invasores de la isla de Hawai. La playa de Kaihalulu está parcialmente protegida del movido océano por unos arrecifes visibles que están a una cierta distancia de la playa.

Como resultado se ha formado una pared natural en el agua que protege la bahía de las grandes olas. Kaihalulu es una de las pocas playas de arena roja que hay en el mundo. La arena tiene un profundo color rojo oscuro que contrasta con las azuladas aguas, la pared negra de arrecife y los verdes árboles que hay detrás de la playa.

La colina de la playa de Kaihalulu tiene mucho hierro, y este es el motivo por el que la arena es roja. Lo cierto es que la playa de arena roja es muy solitaria normalmente, y para llegar hay que darse una buena caminata. El camino a la playa pasa por algunas zonas que son propiedad privada, aunque no hay problemas para poder pasar.

Este camino es bastante escarpado y estrecho en algunos tramos y puede ser muy resbaladizo. Por lo tanto, hay que tener cuidado durante el trayecto. Como anécdota, en el camino hasta la playa se pasa por un antiguo cementerio japonés. Debido a lo aislado de la playa y la dificultad de acceso, la playa puede ser nudista según la elección del visitante.

Aunque como se ha dicho, la playa está protegida por el arrecife, no se aconseja para nadar o hacer cualquier actividad acuática debido a las fuertes corrientes y la turbulencia de las aguas. Si de todos modos decides meterte en el agua, hay que tener cuidado ya que muchas veces se forman corrientes rápidas que te pueden llevar mar adentro en la parte norte de la playa.

Aparte de esto, no se debe nadar detrás de la barrera de arrecife porque las corrientes pueden ser tan fuertes, que puede que no se sea capaz de volver nadando a la playa. Ya te habrás dado cuenta porque le han puesto el nombre de “mar que ruge”.

No hay servicios ni bares o restaurantes en esta playa, y se puede decir que es totalmente natural. Por este motivo es mejor llevar algo de comer y beber desde el hotel o comprado en algún comercio. Lo cierto es que es una playa para tomar el sol, relajarse y apreciar todos los alrededores con total tranquilidad. Debido a la dificultad del camino, muchas veces tendremos la playa para nosotros solos. Simplemente por este motivo, mucha gente cree que merece la pena el viaje para llegar a la playa de la arena roja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here