La Verde Playa de Kuroshima en Japón

Kuroshima

Kuroshima es una encantadora isla con una población esparcida por todos lados, y está a una media hora de Ishigaki. Es conocida sobre todo por sus maravillosos corales y sus playas, las cuales suelen ser terrero para que tortugas de varias especies dejen sus huevos. Aparte de un verano caluroso y plantas exóticas, hay ciertas zonas que recuerdan a la campiña británica con su ganado y paisajes característicos.

Puede que estas cualidades hayan ayudado a la isla a ser un destino muy popular entre turistas, sobre todo de los japoneses. En términos de topografía, la isla está cortada en forma de corazón y es más bien plana, donde la mayor parte de Kuroshima está solo unos metros por encima del nivel del mar. Por supuesto, uno de los mayores alicientes en la isla es darse una vuelta por sus estupendas playas, donde hay varias para elegir.

La playa más al oeste de Kuroshima es una de las primeras que hay que visitar. Si llegas a la isla a medio día y alquilas una bicicleta, tienes tiempo más que suficiente para hacer una excursión por toda la isla y ver los mejores paisajes y las playas antes de que el Ferri se vaya.

Como se ha dicho, es buena idea empezar por la parte oeste de la costa oeste y hacer algo de buceo en la playa de Nakamoto antes acercarse al centro de investigación de tortugas de mar. Otra de las cosas que se pueden visitar es el faro que se encuentra en la punta más al sur, donde la vista del océano desde este punto es uno de los mejores de la isla.

Si desde el faro cogemos el camino que parte del farol, pasaremos por unos entornos dignos de fotografiar y llegaremos al pueblo más grande de la isla.

Al oeste del pueblo, tenemos una de las mejores carreteras de la isla, la cual en los años ochenta fue elegida como una de las cien más atractivas del país. Una torre en el mismo pueblo ofrece un excelente panorama de toda la isla, por lo que es buena idea llevarse la cámara de fotos.

Muchas de las calles que han sido tradicionales durante años, han perdido algo de su encanto por el asfalto moderno y los cables eléctricos, pero aun sigue teniendo un atractivo especial para visitar y verlo todo.

Si quieres matar algo de tiempo a la vuelta al puerto donde está el Ferri, se puede dar una visita con bicicleta a la playa que está en la parte norte de la isla, donde la arena es de una gran calidad y el panorama es magnífico. Repartidos por la isla hay varios restaurantes y cafés, los cuales a su vez organizan excursiones por la isla y para hacer buceo en varios puntos de la isla.

Lo cierto es que la atmósfera y la población de Kuroshima son bastante tranquilas, y esto se nota a cada momento de estar en la isla. Se come bastante bien y hay un poco de todo para ver, por lo que el aburrimiento no es un problema. Otra de las cosas que tenemos es la posibilidad de hacer excursiones de buceo a la isla de Panari.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here